Traumatismo cráneoencefálico

Es un traumatismo en la cabeza, que puede causar somnolencia, dolor de cabeza, mareo, vómitos o pérdida de memoria del episodio. Lo peligroso de estos golpes es que se produzca alguna lesión en el cerebro. La observación del niño es fundamental y es lo que va a ayudar a decidir si hace falta alguna prueba diagnóstica.

En este momento su hijo presenta una exploración neurológica normal por lo que no precisa ingreso.

Cuidados en casa:

  • Observe al niño durante las 24 horas siguientes por si aparece algún problema. Manténgalo en casa, en un ambiente tranquilo y relajado (sin videojuegos ni móviles) bajo la supervisión de un adulto.
  • Si el niño tiene sueño puede dejarle dormir, pero despertándole cada 3-4 horas, aproximadamente, para observar sus reacciones (estado de alerta, habla, reconocimiento). Debe mantener un comportamiento adecuado.
  • Si presenta dolor de cabeza puede tomar paracetamol o ibuprofeno a dosis habituales.
  • Transcurridas dos horas sin vómitos ofrézcale una dieta blanda.
  • A las 24 horas del traumatismo, se puede reiniciar el ritmo normal de vida.

Consultar de nuevo:

  • Si el niño vomita más de 3 veces, o pasadas las 8 horas del golpe.
  • Si presenta dolor de cabeza intenso o progresivo.
  • Si su hijo está confuso, somnoliento, irritable o cuesta mucho despertarle.
  • Si el niño comienza con movimientos anormales, convulsiones, desmayo, debilidad u hormigueo de extremidades, tiene dificultad para caminar, habla o ve mal o tiene las pupilas de diferente tamaño.
  • Si observa salida de líquido claro o sangre por la nariz o los oídos.
  • En general, cualquier síntoma que le resulte extraño o le preocupe.

Cuestiones importantes:

  • La mayoría de los traumatismos en la cabeza son leves y no producen daños. Con golpes mínimos es muy raro que se produzcan lesiones.
  • Es normal que en las primeras horas su hijo esté asustado, no recuerde el momento del traumatismo, tenga dolor de cabeza o presente algún vomito.
  • En la mayoría de los casos no es necesario realizar ninguna radiografía ni otras pruebas.