Reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico es la vuelta de contenido del estómago hacia el esófago. Son normales en el niño pequeño. Si el niño come bien y está tranquilo no hay que preocuparse.

Cuidados en casa:

  • Si el niño está bien, no necesita realizar ningún tratamiento. El reflujo se resuelve solo con el tiempo.
  • Mantenerlo incorporado un rato después de comer y no acostarle inmediatamente después de las tomas. Elevar la cabecera de la cuna.
  • Procurar que el niño no tome aire durante la toma. Para ello:
    • Si toma el pecho, con la boca debe abarcar toda la aureola, no solo el pezón.
    • Si toma biberón, mantenerlo bien inclinado y usar una tetina especial anti-regurgitación.
  • Ofrecer menor cantidad de alimento y esperar dos horas y media antes de la siguiente toma.
  • Facilitar que el niño eructe varias veces durante la ingesta, puede colocarlo sobre el hombro y darle unas palmaditas suaves en la espalda o mantenerlo sentado y masajear suavemente su barriguita.
  • Evite pañales apretados.
  • No juegue con el inmediatamente después de comer.

Consultar de nuevo si:

  • Aparece sangre en el vómito o son vómitos verdosos.
  • El niño no mejora o no gana peso, deja de comer o está muy irritable sobre todo cuando come o al acostarse.