Quemaduras

Las quemaduras son dolorosas y dan lugar a grandes áreas de piel expuestas que están desprotegidas. Estas zonas abiertas se pueden infectar y pueden provocar pérdida de una gran cantidad de líquido. Las zonas con ampollas pueden causar cicatrices. Se debe curar y cubrir la zona con vendaje para proteger la piel de infección y ayudar a cicatrizar.

En las próximas horas la inflamación aumentará y aparecerán ampollas más grandes, las cuales algunas se abrirán.

Cuidados en casa:

  • No romper las ampollas.
  • Cambie el vendaje dos veces al día para mantener la herida seca y limpia. Si el vendaje se pega, puede empaparlo con agua tibia.
  • Lavar la quemadura con agua tibia y jabón neutro. Enjuagar después y secar con un paño limpio, con cuidado y delicadeza. Aplicar la crema prescrita y volver a colocar el vendaje.
  • Administrar la analgesia prescrita de forma pautada para calmar y controlar el dolor.
  • Solicitar cita con su Pediatra para revisión en 24h.

Consultar de nuevo si:

  • Aumenta el dolor o la inflamación.
  • Aparece enrojecimiento alrededor de la quemadura.
  • Si drena liquido purulento o huele mal.
  • Si aparece fiebre.
  • Si los vendajes se mojan muy rápido, que significa que la lesión está perdiendo demasiado líquido.
  • Si afectación del estado general, decaimiento o palidez.