Lavado nasal

Los lavados nasales con suero fisiológico se toleran bien y mejoran los síntomas de obstrucción nasal. Mantener la nariz limpia y húmeda facilita la respiración, favoreciendo que su hijo coma sin dificultad, descanse y duerma mejor.

Es recomendable que los lavados nasales se realicen antes de las tomas, pudiéndose realizar varios lavados al día, según las necesidades del niño. No abuses del aspirador, sólo deberías usarlo para aspirar el moco que ves y no puedes sacar con los lavados nasales.

Realización de la técnica:

  • Cargar la jeringa con Suero Fisiológico hasta 2 ó 5 ml.
  • Colocar al niño boca-arriba con la cabeza girada hacia un lado
  • Introducir el suero en la fosa nasal que queda más alta y luego cambiamos la cabeza de posición y lo repetimos en la otra, con la presión suficiente para poder movilizar la mucosidad.