Fiebre

La fiebre no es una enfermedad, es un mecanismo de defensa del cuerpo contra las infecciones, tanto las causadas por virus como por bacterias. La fiebre no es dañina, y la principal razón para tratar la fiebre es hacer que esté más cómodo el paciente.

Cuidados en casa:

  • Si temperatura axilar es mayor de 38ºC administre el antitérmico habitual: Ibuprofeno 2%, paracetamol (100mg/ml) metamizol gota cada seis horas.
  • Utilice las dosis de antitérmicas recomendadas por su pediatra respetando los intervalos entre las mismas, aunque la fiebre reaparezca antes. Siempre que sea posible adminístrelos por la boca, no por vía rectal.
  • No se debe alternar medicamentos para tratar la fiebre.
  • No decida que su hijo tiene fiebre poniéndole la mano sobre la frente, use el termómetro.
  • Ni la cantidad de fiebre ni el descenso de ésta tras administrar el antitérmico orientan sobre la gravedad o tipo de infección.
  • Mantenga una temperatura ambiental agradable. No ponga mucha ropa al niño.
  • Ofrecer agua entre tomas.  Ofrecer tomas de menor cantidad y más frecuentes.

Consultar de nuevo si:

  • Decaimiento excesivo, dificultad para respirar, imposibilidad de control de la fiebre, si se queja de dolor de cabeza intenso y vomita varias veces o si aparecen manchas rojas en la piel que no desaparecen al presionar.
  • Su hijo tiene 2 meses o menos y tiene fiebre.
  • Se produce cualquier debilidad, somnolencia o irritabilidad.
  • No come ni bebe y orina menos de lo habitual.
  • La fiebre dura más de 2 días.