Dermatitis atópica

Es una enfermedad de la piel muy frecuente en los niños, habitualmente cursa en brotes y la lesión típica es el eccema. Son zonas de la piel que se ponen ásperas, enrojecidas y que pican.

Cuidados en casa:

  • Aplicación diaria de cremas hidratantes o emolientes, específicas para pieles atópicas. Deben ser aplicadas todos los días, varias veces si es necesario, por todo el cuerpo, preferentemente después del baño con la piel aún húmeda.
  • Ducha o baño con agua templada y no más de 5-10 minutos; usar geles específicos para pieles atópicas. Secar la piel de forma suave, sin frotar, con una toalla de algodón.
  • Utilizar ropa de algodón suave, transpirable y holgada. Cortar las etiquetas de las prendas para evitar el roce con la piel.
  • Mantener las uñas lo más cortas posible para evitar lesiones de rascado. Evitar factores desencadenantes: sudoración, ambientes excesivamente fríos o calurosos, evitar exposición al polvo o pelo de animales.
  • Si picor administrar el antihistamínico prescrito por su médico. En los brotes se usan cremas antiinflamatorias con corticoides o por vía oral.

Consultar de nuevo si:

  • Si algunas de las lesiones se pone inflamada, caliente, dolorosa.
  • Si empeora a pesar del tratamiento, aunque siempre es mejor el control por su pediatra habitual que le haya prescrito el tratamiento.