Crisis de broncoespasmo-asma

Se produce debido a que los bronquios que conducen el aire hasta los pulmones, se estrechan o se llenan de moco por algún motivo. Esta obstrucción puede manifestarse en el niño por tos seca cuando corre, llora o juega, sibilancias o pitos y/o dificultad para respirar.  Los desencadenantes principales son las alergias (ácaros, pólenes, hongos, pelo de animales), los virus respiratorios en los más pequeños y el ejercicio. La exposición al humo del tabaco y la contaminación son otros factores que provocan asma y la empeoran.

Cuidados en casa:

  • Mantenga al niño sentado, en reposo, sin que haga ejercicio hasta que la crisis esté controlada.
  • Administrar salbutamol 2 puff cada 4 horas con cámara espaciadora, separado cada puff de 30-60 segundos.  Se puede repetir esta dosis si se encuentra con dificultad para respirar cada 20 minutos hasta un máximo de 3 veces.
  • Si su hijo tiene fiebre adminístrele los antitérmicos habituales.
  • Evite ambientes con humo.

Consultar de nuevo:

  • Si el niño está muy agitado o somnoliento, si se pone morado o pálido.
  • Si la dificultad respiratoria empeora: respira cada vez más deprisa, se le marcan las costillas, mueve mucho el abdomen o se le hunde el pecho.
  • Si se precisan inhalaciones muy frecuentes, cada dos horas o menos.
  • Cuando acuda al servicio de urgencias recuerde llevar la cámara de inhalación que utiliza habitualmente.