Cólico del lactante

Son episodios de llanto prolongado, a veces inconsolable, que se repiten casi a diario sobre todo por las tardes y noches. Se presenta en niños sanos con pocos meses de vida, su pronóstico es benigno y desaparece entre el tercer y cuarto mes. Es normal que los niños sanos lloren durante dos horas o más al día, aunque no tengan cólicos.

Cuidados en casa:

  • Debe mantener la calma ya que se trata de un proceso benigno y pasajero.
  • Acuda a consolarle e intente saber por qué llora: hambre, sed, cambio de pañal, calor, frío.
  • Procure que el ambiente sea tranquilo y relajado; no trasmita ansiedad al niño.
  • Pueden ser útiles los masajes en el abdomen, los paseos en carrito o en coche, la música suave.

Consultar de nuevo:

  • Si el llanto del niño se acompaña de palidez, sudoración, decaimiento intenso o rechazo de las tomas.
  • Si su hijo presenta fiebre, vomita o hace deposiciones con sangre.