La Unidad de Endoscopias utiliza un sistema terapia de vacío portátil para tratar en régimen ambulatorio complicaciones de la cirugía colorrectal por cáncer

Usted está en:

endoesponja aparato digestivo ok

Los profesionales emplean unos 20 minutos en colocar una esponja conectada a un sistema de aspiración que evita que el paciente pase de nuevo por quirófano 

La Unidad de Endoscopias del Hospital Universitario Virgen del Rocío, en estrecha colaboración con el Servicio de Cirugía General y Digestiva, utiliza una sofisticada esponja (una endoesponja) que se coloca al paciente por vía endoscópica en apenas 20 minutos. Este tratamiento, que puede realizarse en régimen ambulatorio y con sedación consciente, consiste en un sistema de aspiración que permite tratar a pacientes con complicaciones tras una cirugía colorrectal del cáncer de colon y recto.

La cirugía elimina el tumor mediante una resección anterior baja o ultrabaja del recto. Esto es, primero eliminan el tumor y luego unen los extremos (lo que se denomina anastomosis) del colon con el recto o bien cierran el recto y suturan el colon con la pared abdominal, según el caso.

Una de las complicaciones de esta cirugía es que se deshagan las suturas (dehiscencia de sutura), lo que origina cavidades que se infectan y que hay que tratar. “Es un problema no muy frecuente pero sí terrible ya que eleva la morbilidad del paciente y puede derivar en una nueva intervención, en caso de dehiscencias grandes, infección severa o peritonitis”, explica Salvador Sobrino, adjunto de la unidad de Endoscopias del hospital Virgen del Rocío.

Para tratar estas cavidades, la unidad de Endoscopias coloca una endoesponja. Se trata de un cilindro que mide siete centímetros de largo por tres centímetros de ancho, y que posee múltiples orificios abiertos y comunicados. Este tubo finaliza en un sonda de unos milímetros que se conecta a sistema de vacío (vacuum therapy) que tiene tres niveles de aspiración. La colocación de la endoesponja es vía endoscópica (sin cirugía), ajustando el tamaño de la esponja al de la cavidad.

La primera colocación de estas esponjas se realiza durante el ingreso del paciente, una vez éste firma un modelo de consentimiento informado. Tras ver los profesionales su evolución clínica, luego continúan con el tratamiento en régimen ambulatorio ya que el usuario puede llevar el sistema de vacío en un bolso. Los recambios se realizan dos veces en semana aproximadamente y se suspenden cuando las cavidades miden menos de un centímetro.

La unidad de Endoscopias del Hospital Universitario Virgen del Rocío, dependiente de la Unidad de Aparato Digestivo que dirige el doctor Juan Manuel Bozada, ya ha tratado a más de 30 personas mediante esta opción terapéutica. El 80% de los pacientes tienen éxito terapéutico. En la actualidad, es el servicio con mayor casuística de España y el tercero de Europa. Nuestros resultados se han comunicado en congresos nacionales e internacionales y somos referencia docente en este procedimiento.

Tal es así, que la endoesponja se está convirtiendo en el hospital en la primera elección en los casos que reúnen los requisitos para su indicación, ya que las alternativas que hasta el momento se ofrecían a los pacientes son más agresivas y restan calidad de vida.